29-12-2016
 

La tecnología, de las peores drogas



 



Entre los jóvenes hay mucha competencia, por ende siempre quieren tener el último celular o la mejor play station para no quedar fuera de esta sociedad que discrimina y compite constantemente. Además, los adultos que no nacieron en la “era tecnológica” quieren amoldarse a los nuevos aparatos y también son grandes consumidores de la tecnología.

Cada vez hay más productos y más publicidad. Hoy se vende a través de los ojos. Cuanto más grande es la pantalla de un celular, la gente más lo quiere. Solo por escuchar que una televisión o un teléfono tienen más funciones que otros, los compran sin saber usarlos. ¡SIN SABER USARLOS! Y no es una necesidad REAL, porque un celular sin todas las características de un Smartphone sirve para comunicarse igual. Se olvida el fin con el cual lo compran.

Comunicarse si es una necesidad debido a que la inseguridad que se vive hoy en día es cada vez peor. Con los televisores pasa algo parecido: cuanto más fina sea la pantalla, más se vende. “6 de cada 10 personas que tienen un SmartTV no lo conectan a Internet” asegura el consultor Enrique Carrier. Literalmente comprar sin saber. El psicólogo Enrique Novelli contó: “Uno adquiere un objeto porque piensa que le va a dar una especie de sensación de completud. Eso hace que se compren cosas cada vez más complejas y más completas, buscando sentirse tan completo y tan complejo como el producto que compró. Después, si el comprador lo puede manejar o no es otro tema”.

Un claro ejemplo es la famosa plancha a vapor. Compran este producto sin saber el trabajo que requiere usarlo. Por eso, después el artículo queda tirado en algún lugar de la casa sin uso. El director comercial de Garbarino, Juan Manuel Aragonés, dijo que este tipo de planchas representan el 75% de las ventas. Esto sucede más en ámbitos urbanos, donde la publicidad de los nuevos productos está más cerca y los lugares donde comprarlos están al alcance de todos. Pero este masivo consumo sucede en todas las clases sociales. Alejandro Prince, explica: “Uno se lleva la zapatilla con más agujeritos y más prestaciones. Dentro de lo que puede, la gente consume lo mejor”, aunque ese producto cueste mucho más de lo que necesita gastar para suplir las necesidades que realmente le fomentaron la compra. “Básico” es la palabra que nadie quiere. La tecnología avanza a pasos agigantados y las ventas la siguen atrás.

 

 

 




Autor: Micaela Olloqui
Visitas: 548

Noticias Destacadas

Un primer acercamiento sobre la demanda por violencia de género institucional contra el arzobispado de Mendoza

Así opinaba Alberto Fernandez del segundo mandato de Cristina Kirchner

Con Sabor de Amigos: Survivo y muchos invitados más

 

 

 

sofiplast

 

 

 

TodosUnoTV en sus transmisiones en exteriores utiliza Equipamiento LR-TECH

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE: Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.

Diseño Web y Hosting WDLHOSTING Todos los derechos Reservados ecoestadistica.com